7 motivos para emigrar a Portugal

Portugal ha sido elegido el mejor país del mundo para quienes han abandonado su lugar de origen para buscar su futuro en el extranjero. No lo digo yo solo porque estoy enamorada de este país, lo dice una encuesta que realizó InterNations a más de 13.000 expatriados viviendo en 188 países, y nada menos que un 94% de los extranjeros residentes en Portugal han afirmado estar felices viviendo en el país. Destacan especialmente que es un país acogedor y más del 30% de los encuestados afirman que la mayoría de sus amigos son ciudadanos locales. Está bien que un estudio lo demuestre, pero si vivís en Portugal, te das cuenta que es cierto. Hoy te quiero contar mis motivos para emigrar a Portugal. Algunas son más propias del país y otras algo más personales.

7-motivos-para-emigrar-portugal

¿Por qué Portugal? 

La pregunta que muchas veces me hacen cuando cuento que me fui de Argentina hace algunos años. Yo respondería ¿Y por qué no? Claro, es que si viviera en Suiza, nadie me haría esa pregunta. Pero… ¿Portugal? “Nadie se va a vivir a Portugal. Pero si los portugueses se van de Portugal. Pero los sueldos son muy bajos, etc, etc.» Es que son pocos los europeos que en busca de mejores oportunidades vienen a vivir acá. Tengo una amiga italiana que se vino a vivir a Lisboa, ¿saben por qué? Por las olas. Como argentina, los motivos para emigrar pueden llegar a ser muy diferentes a las de un europeo. Mis motivos para emigrar a Portugal fueron menos pasionales y más prácticos, aunque las razones para quedarme fueron mudando.

Me fui de Argentina hace tres años, sin saber si iba o no a volver. Estuve “traviajando” por algunos países: Australia, México, Italia, Alemania, Brasil. Aunque todas mis experiencias fueron muy positivas, nunca quise quedarme en ninguno de esos países. Simplemente sentía que no era el lugar ni el momento.

Luego de vivir en Berlín por 6 meses, decidí que quería “parar”. Estaba cansada de moverme de un lado a otro, de no tener mi lugar, de no poder comprar algo “porque después no me lo puedo llevar”, de empezar de cero en cada lugar al que llegaba, de despedirme de los amigos que había hecho, de adaptarme a mi nuevo trabajo para dejarlo a los pocos meses. Necesitaba quedarme quieta.

1. La posibilidad de obtener la residencia 

Cuando decidí que iba a sacar la Working Holiday de Portugal, un amigo me dijo: nunca terminás tus visas, siempre te vas antes. Es que siempre me faltan motivos para quedarme en un lugar o encuentro razones para irme. Y sumado a eso, la mayoría de los lugares donde estuve viviendo requerían de muchísimos trámites para obtener una residencia y una elevadísima cifra de dinero que no estaba dispuesta a desembolsar en un lugar en el sabía que no iba a quedarme mucho tiempo.

Antes de venir a Portugal, mi idea era simplemente quedarme el año que duraba mi visa y luego “ver a dónde ir”. No recuerdo bien quién me contó de la posibilidad de tramitar la residencia si conseguía un contrato de trabajo una vez estando en Portugal. Empecé a evaluar oportunidad y me di cuenta que era totalmente factible residir en Portugal luego de que se termine el año de mi visa Working Holiday. Esta fue la razón principal por la cual estoy acá. La residencia lleva su tiempo, pero no se necesitan tantos trámites y dinero como en otros países. Sólo basta cumplir con los requisitos y tener paciencia, mucha paciencia. En otro post voy a hablar más sobre esto, así que si querés saber más no te olvides de dejarme tu e-mail en los comentarios.

2. La gente

Los portugueses tienen fama de ser muy hospitalarios y acogedores. No importa si no hablas el idioma a la perfección, ya que la mayoría de los residentes hablan español o inglés. Al no ser el idioma una barrera, el proceso de integración es más sencillo. Acá me siento como una más y la discriminación racial casi no se ve.

Se parecen mucho a nosotros (o nosotros a ellos), algo que no sentí en otros países donde viví. Me parecen gente cálida, aunque a veces tienen un humor extraño que no comprendo. Mis compañeros de trabajo son todos portugueses y me llevo muy bien con todos. Me siento contenida. Hablamos en portugués pero si no entiendo algo me hablan en español. No siento esa brecha que sentía en Alemania, por ejemplo. Basta saber que en Portugal se saluda con dos besos, y en muchos países de Europa se saluda con un apretón de manos.

3. El idioma

Otro de los motivos para emigrar a Portugal es la facilidad de aprender el idioma. Cuando vivía en Berlín intenté estudiar alemán. Luego alguien me dijo “la vida es demasiado corta para aprender alemán”. Y también empezó a hacer frío, y me di cuenta que no iba a vivir ahí mucho más tiempo, así que me resigné. Claro, sería más fácil emigrar a un país donde se hablara español. Pero el portugués es “fácil” para los hispanohablantes. Al principio puede costar comprender el acento, principalmente cuando venimos acostumbrados al portugués de Brasil. Pero con el tiempo vas entrenando el oído y a los pocos meses ya podés entender casi todo.

Creo que hablar el idioma local, o al menos entenderlo, es clave para sentirse parte de la sociedad. Recuerdo una vez en Berlín, caminando a casa, me crucé con una señora que parecía medio perdida y me preguntó algo en alemán que no entendí. Le hablé en inglés y no entendió. Y aunque luego usamos el traductor, fue bastante frustrante. Viviendo acá, eso no me volvió a pasar, gracias a mi portuñol avanzado.

4. El clima

Disfruto de las cuatro estaciones y es uno de los otros motivos por los que vine acá. Con 300 días de sol al año, Portugal es uno de los países con un clima más agradable de toda Europa. Los veranos son soleados, los otoños ventosos, los inviernos lluviosos y las primavera brillantes. Es raro que las temperaturas estén por debajo de los 0ºC, siendo la temperatura media anual 20ºC.

No podría vivir en un lugar donde haga calor todo el año, ni tampoco donde el invierno sea demasiado largo. Me gusta saber que puedo disfrutar de un día de sol y calor en la playa, de una tarde fresca, de unos mates en otoño, y un chocolate caliente un día de lluvia.

5. Lisboa

Siempre me llamaron la atención las ciudades grandes, aunque también disfruto la tranquilidad de un pueblo. Lisboa es una mezcla de todo. Un día caminas y te perdés en sus calles con subidas y bajadas, casas repletas de azulejos, señoras tendiendo la ropa en los balcones, negocios pequeños atendidos por abuelitas, suelo empedrado (que amo y odio al mismo tiempo). Pero cruzás una avenida y te encontrás en medio del frenesí urbano, tiendas de grandes marcas, sofisticados restaurantes y elegantes edificios.

Lisboa es así, una sorpresa continua, un rompecabezas que con sus poco más de 500.000 habitantes es una ciudad en donde las distancias no son demasiado grandes. En 15 minutos estás en prácticamente cualquier sitio. Si te cansás de la gente y buscás tranquilidad, no es necesario irse muy lejos. Hay parques y miradores por doquier. Soy fan de los atardeceres, disfruto mucho mirarlos y en Lisboa podes hacerlo desde casi cualquier parte de la ciudad. Vivo en un barrio a 20 minutos andando del centro y a una cuadra de uno de los tantos miradores que hay, desde donde puedo ver toda la ciudad.

Amiga viajera
Mates y atardecer desde uno de mis miradores favoritos, Nossa Senhora do Monte

6. La seguridad

Otro de los motivos para emigrar a Portugal, y la razón por la que no volvería a Argentina. No podría vivir otra vez con el miedo constante de caminar sola por la calle y la paranoia de pensar que alguien me sigue hasta casa.

Portugal es el tercer país más seguro del mundo. Subió dos posiciones con respecto al año pasado y es el segundo país más pacífico de Europa, por detrás de Islandia, el ganador indiscutible desde 2008. No lo digo yo, lo dice el Indice Global de Paz 2019

7. La estabilidad económica

Uno de los principales motivos por los cuales muchos se van de Argentina. Si sos argentino y estás leyendo esto, solo te digo una palabra: euros.

8. Los sueldos

Ya se lo que están pensando. Esta no es una razón para venir a vivir a Portugal. Para mi tampoco (de hecho no es parte de la lista) y es el único motivo por el que no me quedaría acá. Pero hoy priorizo otras cosas. El sueldo me alcanza para pagarme un cuarto, comer bien y darme algunos gustos, e incluso viajar. Me encantaría poder ganar más y poder pagarme un alquiler en un departamento para mí sola o al menos con menos gente (vivo con 4 personas) Pero ya me acostumbré. Pasé de vivir sola en Argentina a compartir un cuarto con dos personas en Australia. También viví muchos meses en hostels compartiendo cuarto con 10 desconocidos. Hoy tengo mi propio cuarto y las personas con las que vivo son mis amigos. Esto es suficiente para mí por ahora.

Estos son mis principales motivos para emigrar a Portugal. Muchos tiene que ver con lo que viví y con los lugares donde estuve. Si te interesa saber más sobre el proceso para emigrar a Portugal, podés suscribirte dejando tu correo.

¡Si te gustó el artículo, dejame un comentario y compartilo!

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

42 ideas sobre “7 motivos para emigrar a Portugal”

¡Suscríbete y recibe semanalmente ofertas de viajes, destinos recomendados, historias de viajeros y mucho más!